Job
  Spanish: La Biblia de las Américas
  Job 32 [Commentary] Biblical Art and Illustrations
1 Entonces estos tres hombres dejaron de responder a Job porque él era justo a sus propios ojos.
2 Pero se encendió la ira de Eliú, hijo de Baraquel buzita, de la familia de Ram. Se encendió su ira contra Job porque se justificaba delante de Dios.
3 Su ira se encendió también contra sus tres amigos porque no habían hallado respuesta, y sin embargo habían condenado a Job.
4 Eliú había esperado para hablar a Job porque los otros eran de más edad que él.
5 Pero cuando vio Eliú que no había respuesta en la boca de los tres hombres, se encendió su ira.
6 Y respondió Eliú, hijo de Baraquel buzita, y dijo:
Yo soy joven, y vosotros ancianos;
por eso tenía timidez y me atemorizaba declararos lo que pienso.
7 Yo pensé que los días hablarían,
y los muchos anos ensenarían sabiduría.
8 Pero hay un espíritu en el hombre,
y el soplo del Todopoderoso le da entendimiento.
9 Los de muchos anos quizá no sean sabios,
ni los ancianos entiendan justicia.
10 Por eso digo: "Escuchadme,
también yo declararé lo que pienso."
11 He aquí, esperé vuestras palabras,
escuché vuestros argumentos,
mientras buscabais qué decir;
12 os presté además mucha atención.
He aquí, no hubo ninguno que refutara a Job,
ninguno de vosotros que respondiera a sus palabras.
13 No digáis:
"Hemos hallado sabiduría;
Dios lo derrotará, no el hombre."
14 Pero él no ha dirigido sus palabras contra mí,
ni yo le responderé con vuestros argumentos.
15 Están desconcertados, ya no responden;
les han faltado las palabras.
16 ¿Y he de esperar porque ellos no hablan,
porque se detienen y ya no responden?
17 Yo también responderé mi parte,
yo también declararé lo que pienso.
18 Porque estoy lleno de palabras;
dentro de mí el espíritu me constrine.
19 He aquí, mi vientre es como vino sin respiradero,
está a punto de reventar como odres nuevos.
20 Dejadme hablar para que encuentre alivio,
dejadme abrir los labios y responder.
21 Que no haga yo acepción de persona,
ni use lisonja con nadie.
22 Porque no sé lisonjear,
de otra manera mi Hacedor me llevaría pronto.
  Job 33 [Commentary] Biblical Art and Illustrations
1 Por tanto, Job, oye ahora mi discurso,
y presta atención a todas mis palabras.
2 He aquí, ahora abro mi boca,
en mi paladar habla mi lengua.
3 Mis palabras proceden de la rectitud de mi corazón,
y con sinceridad mis labios hablan lo que saben.
4 El Espíritu de Dios me ha hecho,
y el aliento del Todopoderoso me da vida.
5 Contradíceme si puedes;
colócate delante de mí, ponte en pie.
6 He aquí, yo como tú, pertenezco a Dios;
del barro yo también he sido formado.
7 He aquí, mi temor no te debe espantar,
ni mi mano agravarse sobre ti.
8 Ciertamente has hablado a oídos míos,
y el sonido de tus palabras he oído:
9 "Yo soy limpio, sin transgresión;
soy inocente y en mí no hay culpa.
10 "He aquí, El busca pretextos contra mí;
me tiene por enemigo suyo.
11 "Pone mis pies en el cepo;
vigila todas mis sendas."
12 He aquí, déjame decirte que no tienes razón en esto,
porque Dios es más grande que el hombre.
13 ¿Por qué te quejas contra El,
diciendo que no da cuenta de todas sus acciones?
14 Ciertamente Dios habla una vez,
y otra vez, pero nadie se da cuenta de ello.
15 En un sueno, en una visión nocturna,
cuando un sueno profundo cae sobre los hombres,
mientras dormitan en sus lechos,
16 entonces El abre el oído de los hombres,
y sella su instrucción,
17 para apartar al hombre de sus obras,
y del orgullo guardarlo;
18 libra su alma de la fosa
y su vida de pasar al Seol.
19 El hombre es castigado también con dolor en su lecho,
y con queja continua en sus huesos,
20 para que su vida aborrezca el pan,
y su alma el alimento favorito.
21 Su carne desaparece a la vista,
y sus huesos que no se veían, aparecen.
22 Entonces su alma se acerca a la fosa,
y su vida a los que causan la muerte.
23 Si hay un ángel que sea su mediador,
uno entre mil,
para declarar al hombre lo que es bueno para él,
24 y que tenga piedad de él, y diga:
"Líbralo de descender a la fosa,
he hallado su rescate";
25 que su carne se vuelva más tierna que en su juventud,
que regrese a los días de su vigor juvenil.
26 Entonces orará a Dios, y El lo aceptará,
para que vea con gozo su rostro,
y restaure su justicia al hombre.
27 Cantará él a los hombres y dirá:
"He pecado y pervertido lo que es justo,
y no es apropiado para mí.
28 "El ha redimido mi alma de descender a la fosa,
y mi vida verá la luz."
29 He aquí, Dios hace todo esto a menudo con los hombres,
30 para rescatar su alma de la fosa,
para que sea iluminado con la luz de la vida.
31 Pon atención, Job, escúchame;
calla, y déjame hablar.
32 Si algo tienes que decir, respóndeme;
habla, porque deseo justificarte.
33 Si no, escúchame;
calla, y te ensenaré sabiduría.
  Job 34 [Commentary]
1 Entonces prosiguió Eliú, y dijo:
2 Oíd, sabios, mis palabras,
y vosotros los que sabéis, prestadme atención.
3 Porque el oído distingue las palabras,
como el paladar prueba la comida.
4 Escojamos para nosotros lo que es justo;
conozcamos entre nosotros lo que es bueno.
5 Porque Job ha dicho: "Yo soy justo,
pero Dios me ha quitado mi derecho.
6 "¿He de mentir respecto a mi derecho?
Mi herida es incurable, sin haber yo cometido transgresión."
7 ¿Qué hombre es como Job,
que bebe el escarnio como agua,
8 que va en companía de los que hacen iniquidad,
y anda con hombres perversos?
9 Porque ha dicho: "Nada gana el hombre
cuando se complace en Dios."
10 Por tanto, escuchadme, hombres de entendimiento.
Lejos esté de Dios la iniquidad,
y del Todopoderoso la maldad.
11 Porque El paga al hombre conforme a su trabajo,
y retribuye a cada cual conforme a su conducta.
12 Ciertamente, Dios no obrará perversamente,
y el Todopoderoso no pervertirá el juicio.
13 ¿Quién le dio autoridad sobre la tierra?
¿Y quién ha puesto a su cargo el mundo entero?
14 Si El determinara hacerlo así,
si hiciera volver a sí mismo su espíritu y su aliento,
15 toda carne a una perecería,
y el hombre volvería al polvo.
16 Pero si tienes inteligencia, oye esto,
escucha la voz de mis palabras.
17 ¿Gobernará el que aborrece la justicia?
¿Y condenarás al Justo poderoso,
18 que dice a un rey: "Indigno",
a los nobles: "Perversos";
19 que no hace acepción de príncipes,
ni considera al rico sobre el pobre,
ya que todos son obra de sus manos?
20 En un momento mueren, y a medianoche
se estremecen los pueblos y pasan,
y los poderosos son quitados sin esfuerzo.
21 Porque sus ojos observan los caminos del hombre,
y El ve todos sus pasos.
22 No hay tinieblas ni densa oscuridad
donde puedan esconderse los que hacen iniquidad.
23 Porque El no necesita considerar más al hombre,
para que vaya ante Dios en juicio.
24 El quebranta a los poderosos sin indagar,
y pone a otros en su lugar.
25 Pues El conoce sus obras,
de noche los derriba
y son aplastados.
26 Como a malvados los azota
en un lugar público,
27 porque se apartaron de seguirle,
y no consideraron ninguno de sus caminos,
28 haciendo que el clamor del pobre llegara a El,
y que oyera el clamor de los afligidos.
29 Cuando está quieto, ¿quién puede condenarle?;
y cuando esconde su rostro, ¿quién puede contemplarle?;
esto es, tanto nación como hombre,
30 para que no gobiernen hombres impíos,
ni sean lazos para el pueblo.
31 Porque ¿ha dicho alguno a Dios:
"He sufrido castigo,
ya no ofenderé más;
32 enséname lo que no veo;
si he obrado mal,
no lo volveré a hacer?"
33 ¿Ha de retribuir El según tus condiciones, porque tú has rehusado?
Porque tú tienes que escoger y no yo,
por tanto, declara lo que sabes.
34 Los hombres entendidos me dirán,
y también el sabio que me oiga:
35 "Job habla sin conocimiento,
y sus palabras no tienen sabiduría.
36 "Job debe ser juzgado hasta el límite,
porque responde como los hombres perversos.
37 "Porque a su pecado anade rebelión;
bate palmas entre nosotros,
y multiplica sus palabras contra Dios."
  LA BIBLIA DE LAS AMERICAS
Copyright (C) 1986, 1995, 1997 by:
THE LOCKMAN FOUNDATION
LA HABRA, CA 90631
Sociedad no comercial    A Corporation Not for Profit
Derechos Reservados    All Rights Reserved


This Website is Copyright © 2005-2006 Biola University.
Biola does not hold the Copyright to any Biblical texts on this site.
Some Biblical texts on this site are in the Public Domain,
and others are Copyrighted by their Copyright holders.